Masivas cancelaciones de compra del B737MAX a Boeing

Published On: 15/07/2020Tags: , Categories: Industria

Boeing quiere pasar página rápidamente a uno de los peores semestres de su historia, golpeado por la crisis del coronavirus y por un avión que apuntaba a romper todos los récords pero que sumió a la compañía en una espiral descendente de la que no se puede recuperar.

En los seis primeros meses del año diversos clientes de Boeing cancelaron 355 pedidos del B737 MAX, el avión de pasillo único que tiene prohibido volar desde marzo del año pasado, informa Reuters. Sin embargo, medios especializados como Airline Geeks elevan la cuenta a 462 unidades.

La crisis que no da tregua

Solo durante el mes de junio el fabricante tuvo que dar de baja otras 60 órdenes de compra.

Reuters contabiliza 355 cancelaciones del B737 MAX, pero otros medios especializados elevan el registro a 462 operaciones suspendidas

Esta situación se suma a la paralización de los vuelos por la Covid-19, y por consiguiente, de las operaciones comerciales. Entre enero y junio Boeing solo entregó 70 aviones, una caída del 71% respecto al primer semestre del año pasado.

En lo que va del año Boeing presenta un saldo negativo de 784 aviones, un descenso en sus operaciones que en mayo había registrado un déficit de 602 unidades perdidas.

Las mayores cancelaciones

Entre las operaciones comerciales fallidas más grandes con el B737 MAX se encuentran las de Norwegian Air Shuttle, que canceló la compra de 92 unidades. La compañía de leasing irlandesa Gecas dio de baja su pedido de 69 aviones y Avolon, otra compañía de alquiler del mismo país, suspendió la adquisición de 75 aeronaves.

Gol Transportes Aéreos con 34, China Development Bank Financial con 29 y American Airlines con 17 cancelaciones se suman a la lista negra.

La espiral descendente

Los dos accidentes fatales del B737 MAX sucedidos en un intervalo de cinco meses, en octubre de 2018 y febrero de 2019, llevo a Boeing a una crisis que derivó en la prohibición de volar en el mundo, en una ola de cancelaciones que no cesa su intensidad y en la paralización de su fabricación. Y de paso, en la renuncia de su consejero delegado.

Las suspensiones están impulsadas por una cláusula que establece que si Boeing no entrega el avión comprometido en el plazo de un año el cliente puede revocar el pedido sin penalizaciones económicas. Y es más, puede iniciar acciones penales por el retraso, informa On the Wings of Aviation.

Hace pocas semanas los técnicos de la FAA (Administración Federal de Aviación de EEUu) realizaron vuelos de prueba con el B737 MAX para decidir si revocan la prohibición de volar.

La decisión no llegará antes de septiembre, pero es la última esperanza de Boeing para recuperar la fe en el modelo con peor suerte de su historia.

Fuente: Cerodosbe

Leave A Comment