HANGAR magazine

militar

Pag. 10

15 min

Las Nuevas

Alas Griegas

Poderosas y Estratégicas

El país helénico se ha hecho con dos de los cazas más modernos de la actualidad y más allá de su poderío, existe otro interés a largo plazo y seguro.

8 de Febrero del 2021

En noviembre de 2020 se conoció el plan de Grecia en hacerse con entre 18 a 24 aviones de última generación F-35, poco después el gobierno griego oficializó la operación y notificó a Washington su intención de comprar las aeronaves para así convertir al país helénico en el séptimo operador mundial de aviones de quinta generación.

Esta noticia se conoció tan solo dos meses después de que el primer ministro del país, Kyriakos Mitsotakis, anunciara la compra de 18 aviones de combate Rafale a Francia. Gracias a estas adquisiciones armamentísticas Grecia se ha situado como el segundo país con mayor inversión en defensa de la OTAN detrás de Estados Unidos, pero ¿Cuál es la razón para que Atenas haya destinado tantos recursos en la compra de aeronaves de guerra? ¿Qué hay detrás de esto?

Pues bien, todo obedece a que las relaciones de Grecia con sus vecinos mediterráneos no son precisamente las más cordiales y lejos de un futuro pacífico en la región el panorama no es para nada alentador. Desde el fin de la Guerra greco-turca en 1922, las relaciones entre los dos países no han gozado de estabilidad y por el contrario han pasado por episodios de extrema tensión, especialmente entre 1987 y principios de 1996. 

El motivo de la discordia

Si bien, Tanto Grecia como Turquía poseen culturas totalmente distintas los motivos del latente conflicto van más a allá de las razones religiosas o sociales y se sitúan principalmente en el Mar Egeo y las islas que se encuentran allí. Al revisar la frontera entre estos dos países se puede observar que la división marítima es bastante compleja debido a la gran cantidad de islas que existen allí y las cuales hacen parte de la soberanía de Grecia incluyendo las 6 millas náuticas que las rodea reduciendo así la soberanía turca del mar. Esto ha hecho que Ankara presente constantemente reclamos en cuanto a La delimitación de las aguas territoriales, del espacio aéreo nacional y de las zonas económicas exclusivas.

Esta tensión ha causado pequeñas incursiones turcas a islotes deshabitados que por poco han desencadenado en un conflicto militar. Además, no es un secreto que Turquía posee uno de los ejercitos más fuertes del mundo y no duda en usarlo cuando se ponen en jaque sus intereses en la región, así se ha evidenciado en Chipre, Siria e Israel en las ultimas décadas.

Por otro lado, Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía, es tajante al afirmar su intención de devolverle la antigua gloria imperial a su país a través de una política exterior muy ambiciosa en la cual Grecia ocupa gran parte de su atención. Y aunque en entre 1998 y 2010 los dos países se acercaron diplomáticamente en miras de llegar a un acuerdo, las negociaciones no tuvieron mayor éxito y muy por el contrario dejaron abierto el camino a un choque militar, posibilidad que hoy parece estar cerca de convertirse en realidad.

Interactúa con la aeronave >>>>

F-35

Interactúa con la aeronave >>>>

RAFALE

Carrera armamentística

De entrada, las Fuerzas Armadas de Turquía son el segundo mayor ejército de la OTAN,  cuenta con aproximadamente 355.000 soldados activos, más de 2.500 tanques y unas 330 aeronaves, que la hacen la decimotercera fuerza aérea más grande del mundo. Además, actualmente se encuentra en un proceso de modernización que ha causado discordias con oocidente, especialmente con Washington que vió con malos ojos la compra de elementos antiaéreos a Rusia por lo que decidió cancelar la entrega programada de seis F-35 a Ankara y destinarlos, como represalia, a Grecia.

Este último hecho hizo que la mirada de los analistas políticos se centrara en el Mediterraneo y la puja entre estos dos países pues el giro de las relaciones de Ankara con Washington cuasó una impresión de una nueva “amistad” de los turcos con Moscú. Por supuesto, Grecia aprovechó esta situación y jugó sus fichas con Estados Unidos y la Unión Europea.

"Turquía tiene unas 330 aeronaves, que la hacen la decimotercera fuerza aérea más grande del mundo."

F-35 LIGHTNING II

La estrategia griega:
Los F-35 y los Rafale

La adquisición de estas aeronaves va, sin duda, más allá de una operación comercial de defensa y se centra en una estrategia diplomática entre Grecia, Estados Unidos y La Unión Europea.

Para Atenas no es un secreto su inferioridad con respecto al poderio armamentístico turco, es por eso que su estrategia se ha concentrado en hacerse con “buenos amigos” en occidente. Por tal razón, la decisión turca de buscar en Rusia proveedores para su defensa le cayó como anillo al dedo.

Es por eso que Kyriakos Mitsotakis, primer ministro, ha encabezado la estrategia diplomática griega acercándose a países clave de la Unión Europea como Francia, el cual no se encuentra pasando por el mejor momento de sus relaciones con Ankara debido a las acusaciones turcas de llevar una agenda anti-islámica y los choques ideológicos en los conflictos de Siria, Libia y Armenia.

La compra de los Rafale ha sido una reafirmación de la amistad con Francia y en general con la Unión Europea, quien ya se ha pronunciado y considerado las actividades de Turquía en el Mediterráneo oriental como ilegales, específicamente la incursión de embarcaciones turcas en la zona griega para buscar yacimientos de petróleo y gas.

Por otro lado, el capitulo de los F-35 que Estados Unidos tenía destinados a Turquía y que luego de una visita a Grecia del secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo, fueron entregados a Atenas provocó una alta tensión en la región. Sin embargo, Grecia supo aprovechar la atención y dio un mensaje de fortalecimiento diplomático con Washington y de fortaleza militar a Ankara.

La compra de los Rafale ha sido una reafirmación de la amistad con Francia y en general con la Unión Europea

Por Nicolás Zorro 

Comunicador Social apasionado por la Aviación. Parte del equipo de ABC Aeronáutico.